Seguidores.

domingo, 25 de diciembre de 2011

La perfección de la imperfección.

No nos enamoramos de alguien porque sea perfecto. Lo más posible es que creamos que sí lo es, pero si lo pensamos bien, si así fuera...sería perfecto para todo el mundo y no es así. De lo que realmente nos enamoramos es del conjunto de pequeñas imperfecciones que caracterizan a esa persona, y que particularmente nos encantan. Esos pequeños detalles que por separado nos resultan insignificantes o incluso pasan desapercibidos ante nuestros ojos, pero que se van agrupando todos los que nos gustan en una sola persona. Al principio es imposible darnos cuenta de que los posee, pero que a medida que se profundiza nos damos cuenta de que esa es la persona indicada, que está en tu camino por un motivo. O no. Simplemente, te limitas a quererla porque está ahí delante tuya, sabes que es especial y que es tu presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario